ghambira
Colombia
21 mayo, 2016
meditacion-4
Pon en forma tu corazón
26 mayo, 2016

Coma con moderación

coma-con-moderacion
La vitalidad y la fuerza no dependen de la cantidad en que se coma, sino de lo que nuestro organismo es capaz de digerir y absorver. Por ello uno debe comer y beber con Disciplina, Moderación y Regularidad.
EL COMER EN EXCESO:
– El estómago necesita un espacio para trabajar; por lo tano, no debe ser llenado completamente, sino tan sólo dos tercios de su capacidad, dejando el tercio restante para el aire. Esta práctica favorece mucho a la digestión.
– Además, cuando el estómago está sobrecargado tiende a caer; y lo mismo sucede cuando ingerimos los alimentos demasiado rápido, pues el estómago no puede atender bocado por bocado, y si lo llenamos de esta manera hasta su entera capacidad, inevitablemente tenderá a caer. Si esto se convierte en algo crónico, el estómago sufrirá un prolapso obstaculizando el funcionamiento de los órganos vecinos, los cuales también caerán desfigurando finalmente el cuerpo.
– Comer en exceso también produce muchas toxinas adicionales en el sistema digestivo, pues la comida sobrante se convierte en veneno que el cuerpo debe eliminar con mucho esfuerzo.
– El antídoto para el exceso de alimentos en una comida consiste en suprimir la siguiente, dándole así tiempo a Jataragni (el fuego de la digestión) para digerir el exceso de alimentos.
– Si uno come de nuevo antes de que haya sido digerida la última comida, no puede esperar a que esta comida sea digerida y convertida en rasa (linfa), el primer elemento estructural del cuerpo. En lugar de ello permanecerá como AM (alimentos sin digerir en el estómago y duodeno). El AM no es rasa ni mala (producos de desecho para ser eliminados como heces u orina), es una sustancia fermentada que se hace más tóxida mientras más tiempo permanezca. El AM puede crear una enfermedad en cualquier parte del cuerpo.
Este abuso empieza generalmente durante la masticación. Las transformaciones químicas efectuadas por la insalivación requiere de un tiempo prolongado para que esta operación sea perfecta. Por eso, esta fase preparatoria de la digestión consiste en mezclar bien los alimentos con la saliva, sobretodo los alimentos que contienen almidón (como el pan, los cereales, las papas, el arroz y todos los demás hidratos de carbono). Y los alimentos fritos requieren aún más tiempo para su insalivación a causa de la capa de grasa que debe ser desecha antes de que el alimento quede al descubierto.
Cuando los alimentos son blandos o semilíquidos se mezclan más fácil y rápidamente y se precisa lo por tanto de menos masticaciones, siempre que el bocado sea pequeño, por supuesto; pero incluso, los almidones líquidos como la leche y las soyas, no deben ser tragados sin haber sido debidamente insalivados.

Deja un comentario