Anjali Mudra
16 abril, 2018
Boletín Yoga Inbound Edición 211
11 mayo, 2018

LA DIETA DE COLORES

Centro de Investigación sobre la Nutrición Humana del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.
Ellos se basan en el contenido de distintas sustancias de las verduras y frutas, los alimentos más coloridos, y su efecto rejuvenecedor del cerebro, protector del corazón y muchas bondades.
En realidad se refiere, ni más ni menos, a esos fitoquímicos de las frutas y verduras que están tan de moda por ser antioxidantes y que tienen esos nombres tan complejos y la necesidad repetida constantemente por los nutricionistas de consumir 5 raciones de frutas y verduras diarias. Pero puesto en un código de colores resulta más fácil y divertido, ¿no?
Los colores básicos son blanco, verde, naranja, amarillo, rojo y violeta. Cada grupo de color en los alimentos tiene una combinación específica de nutrientes que nos ayudan a estar mejor cada día.
No hace falta que pongamos todos los colores de una vez en el plato. Lo importante es que a lo largo de toda la semana comamos alimentos de colores diferentes.
Comer en blanco
Por qué: los alimentos de color blanco son ricos en fitoquímicos, como la alicina, un potentísimo antioxidante, y en potasio. Se encuentra en frutas como la chirimoya, el melón en su parte blanca o la pera. Entre las verduras están: ajo, cebolla, coliflor, col, peras, espárragos blancos, nabo y puerro.
Nos ayuda a: reducir los niveles de colesterol, disminuir la presión arterial, prevenir la diabetes de tipo II
Comer en naranja y amarillo
Por qué: el color naranja o amarillo indica que son alimentos ricos en beta-caroteno (pro-vitamina A), vitamina C, potasio y ácido fólico. Es el caso de la mandarina, durazno, mango, melocotón, naranja, níspero, papaya y piña, así como de la calabaza y zanahoria.
Nos ayuda a: tener una buena visión, mantener una piel sana, Ayudan a mantener huesos y dientes fuertes y reforzar nuestro sistema inmunitario.
Comer en verde
Por qué: los alimentos de color verde son ricos en luteína, potasio, vitaminas C y K y ácido fólico. Entre las frutas verdes, destaca el aguacate, manzana verde, kiwi y uva verde. Entre las hortalizas, acelga, alcachofa, brócoli , pepino, guisantes, calabacín, alverjas, espinaca, lechuga, col, espárrago verde y espinaca.
Nos ayuda: por su alta cantidad en ácido fólico, son muy importantes durante el embarazo para reducir el riesgo de malformaciones fetales, mientras que la luteína es un potente antioxidante que se encuentra en las hortalizas de hoja verde y que ayuda a mantener una buena visión, previenen el colesterol y evitan el estreñimiento.
Comer en rojo
Por qué: el rojo indica que son ricos en poderosos antioxidantes. Es el caso de la cereza, frambuesa, fresa, manzana roja y sandía. Y entre las hortalizas, pimiento rojo, rábano, tomate, frijoles rojos  etc
Nos ayuda a: tener una mejor salud cardiovascular, mantener una buena memoria, disminuir el riesgo de cáncer así como problemas de tipo circulatorio  y disminuye  el riesgo de enfermedades del sistema urinario.
Comer en violeta
Por qué: son ricos en antioxidantes y fitoquímicos. Sobre todo, arándanos, ciruelas, higos, ciruelas, uvas pasas, maracuyá, moras y uvas negras. Y entre las hortalizas, berenjena, col morada y remolacha.
Nos ayuda a: combatir el envejecimiento, ayuda al corazón, disminuir el riesgo de algunos tipos de cáncer, mantener la salud del tracto urinario y preservar la memoria.
Dieta de colores
La dieta de los colores se basa en que los pigmentos encargados de dar color a cada alimento, tienen un efecto benéfico y específico para la salud, por lo que al comer alimentos de cinco colores al día, garantiza bienestar y protección a nuestro organismo.
Según la dieta de los colores, éstos no sólo hacen ver la comida más bonita, divertida y apetitosa en el plato, sino que son la clave para una dieta sana, pues al consumir diariamente frutas, hortalizas y verduras frescas de diversos colores, se garantiza la ingesta de alimentos de bajo aporte calórico y alta cantidad de micronutrientes (vitaminas, minerales, fibras y fitoquímicos), y se reduce considerablemente el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes, entre otras.
Por esta razón, cada vez más nutricionistas alrededor del mundo están recomendando incorporar alimentos de diferentes colores en la dieta diaria.
La experiencia de ofrecer el alimento al supremo nos enseña a:
  • agradecer y respetar el esfuerzo de quienes siembran y preparan los alimentos,
  • llevar a cabo acciones constructivas que hagan valer el recibir los alimentos que nutren a nuestro cuerpo,
  • elaborar y recibir estos alimentos felices y agradecidos,
  • nutrirnos con la motivación de nuestro bienestar espiritual así como nuestro bienestar temporal
  • determinarnos finalmente en nuestro intento hacia la iluminación.
 
 TALLER ALIMENTO PARA EL ALMA
ORIENTADORA CHEFF: NUBIA PARRA GOMEZ
FUNDACIÓN CASA DE LA SABIDURÍA

Comments are closed.