Calma y serenidad
17 mayo, 2018
Visualización guíada
18 mayo, 2018

Saber relajarse

Un día estaba un hombre dando una charla sobre los nervios y la ansiedad, concretamente sobre cómo eliminarla. Entonces cogió un vaso que tenía lleno de agua y le preguntó al público que cuánto creían que podía pesar ese vaso de agua.
Entonces todo el mundo comenzó a gritar respuestas de todo tipo, aunque la mayoría creían que pesaba entre 50 y 500 gramos.
Entonces, cuando dejaron de responder y se hizo el silencio, el hombre que daba la charla les dijo:
Os he engañado, y es que el peso no importa en absoluto. Lo que importa es el tiempo que yo lo esté sosteniendo. Y es que si lo sujeto durante unos segundos no ocurre nada, si pasan unos pocos minutos tampoco, pero si lo tengo durante unas horas mi brazo empezará a dolerme. Si lo tengo todo el día, tendré que ir al médico, y eso que siempre el vaso va a tener el mismo peso, pero cuanto más tiempo pase, más pesado me parecerá a mí.
Eso mismo pasa con nuestras preocupaciones, y es que si cargamos todos nuestros problemas a la espalda, por pequeños que sean, cada vez la carga será más y más pesada. Lo que debemos hacer es simplemente descargar ese peso en algún sitio, o contar con una persona a la que queremos para que comparta la carga con nosotros.
Es lo mejor que podemos hacer para poder seguir adelante, olvidar de vez en cuando todo eso que nos preocupa para poder seguir adelante.

Comments are closed.