Boletín Yoga Inbound Edición 110
3 julio, 2009
Boletín Yoga Inbound Edición 112
3 septiembre, 2009

Boletín Yoga Inbound Edición 111

Hola [email protected] de Yoga Inbound.
Es una alegría para mí poder compartir este
espacio que nos permitirá iniciar el viaje hacia nuestro interior… 
Hoy es un dia muy especial,
tan especial como es el sol de cada mañana,
tan especial como el nacer de un niño,
tan bello y  dulce como el amor
y tan delicado y tierno como una flor.
En tan hermoso día solo quiero decirte
que sigas cultivando flores en cada corazón,
que la palabra amistad y amor
siga siempre latente,
y que en cada corazón que siembres una flor,
siempre haya otra flor de vuelta.
Espero que este boletín sea de tu agrado,
que lo compartas con tus amigos y lo coloques
en práctica para tener una vida más sana y
espiritual que te acerque a la Divinidad.
Siempre a su servicio
Radha Charan
**************************************************************
La primera necesidad de tu cuerpo es el aire puro y fresco
Sin comer puedes estar varios meses.
Sin beber puedes estar varios días.
¡Sin respirar puedes estar sólo 6 minutos!
La importancia del aire es por un elemento que contiene:
el oxígeno. Es el elemento más abundante en la naturaleza,
forma parte de las aguas de los mares y ríos y en el aire hay un 21%.
¡Sin oxígeno no hay vida!
El oxígeno es necesario para que tus más de 75 billones de células obtengan energía y puedan funcionar. Los órganos encargados de absorber el oxígeno del aire son tus pulmones. Están formados por más de 800 millones de células llamadas alveólos que son como bolsitas llenas de aire. La sangre fluye a través de sus finas paredes para capturar el gran tesoro, el oxígeno. El oxígeno es transportado por la sangre, gracias a millones de camiones llamados glóbulos rojos, hasta todas las células donde se combina con glucosa (azúcar del cuerpo), la quema y se obtiene energía para todo lo que hagas: pensar, comer, hablar, oír, ver, hacer deporte, eliminar, etc. Este proceso deja desechos como cuando quemamos un papel y quedan las cenizas, estos desechos son principalmente dióxido de carbono(CO2) y ácido carbónico. Son tan tóxicos que el cuerpo debe eliminarlos a toda costa cada segundo de nuestra vida, la sangre los recoge y son expulsados a través de los pulmones.
Así es que el 90% de tu alimento proviene del aire que respiras. Y no es extraño pensar que si el aire que respiras está lleno de contaminantes tu cuerpo se envenene y se deteriore.
Consigue el mejor aire posible
El aire que respiras es gratis y hay suficiente para todos: cerca de 6.000 billones de toneladas. Lo único que tienes que aprender y poner en práctica son unas normas para conseguir el mejor aire posible:
1. Visita la naturaleza: El mejor aire que puedes respirar se encuentra en la naturaleza. Allí no hay coches, ni industrias que puedan contaminar el aire; hay plantas, árboles que continuamente limpian y reoxigenan el aire, recogen el dióxido de carbono y expulsan el elemento vital ¡Oxígeno! ¿Dónde hay más animales, pájaros e insectos, en el centro de una ciudad o en un bosque? ¿Cuándo estás andando por un bosque qué sientes? ¿Un nudo en la garganta o sientes alegría y ansias de vivir? Donde el aire es fresco y puro se desarrolla la vida con vigor y alegría. Si el aire está contaminado la vida es débil y triste.
2. Abre las ventanas de tu casa: El lugar donde estamos más frecuentemente a lo largo de la vida es nuestro hogar, pasamos aproximadamente 93 horas a la semana e incluso más de 150 horas. Por tanto, si el aire de tu hogar está contaminado también afectará negativamente a tu salud. Una fuente peligrosa de contaminación son los gases expulsados al respirar principalmente dióxido de carbono (CO2). En 24 horas la cantidad de CO2 eliminado es igual a un trozo de carbón de 225 gramos. En una habitación sin ventilar, varias personas inhalan lo expulsado por los otros contaminando su cuerpo. Los síntomas iniciales del envenenamiento de CO2 son sensaciones de intranquilidad, opresión, dolor de cabeza, somnolencia, estornudos, tos. Si está presente en grandes cantidades se produce la muerte.
En los lugares cerrados no entra ni sale nada, lo que hay dentro ahí se queda y lo que hay fuera no entra. Cuando abres las ventanas de tu casa el aire interior cargado con gases tóxicos se va y es reemplazado por el exterior que es nuevo, más fresco y contiene oxígeno.
3. Haz ejercicio: La forma ideal para fortalecer y mejorar la respiración es a través del ejercicio. Cuando haces ejercicio tu cuerpo demanda más oxígeno, el corazón bombea más sangre y la circulación sanguínea avanza con más rapidez y fluidez, el resultado es:
• El fortalecimiento de tu corazón, ahora con menos latidos bombeará más sangre
• Mayor capacidad pulmonar, al inspirar introducirás más oxígeno que antes
• El mejoramiento en la habilidad de tu cuerpo para transportar y utilizar oxígeno
• El incremento de la eliminación de toxinas de tu cuerpo.
• Una salud mejor pues hay más oxígeno para todas las células y menos toxinas 

Deja un comentario