Viajes a la India
5 septiembre, 2016
LA DANZA DEL YOGA
14 septiembre, 2016

Boletín Yoga Inbound Edición 200

Profundizar  en la práctica del Yoga Inbound y sus beneficios 

Desde el primer momento, desde la primera práctica se siente lo único y especial que es el Yoga. Revitalizante, energizante, calmante, fortalecedor, terapéutico y todos los hermosos adjetivos que nos gusta o nos gustaría traer a nuestra vida en los diferentes planos (físico, mental, intelectual, emocional, espiritual). No importa cómo lleguemos al Yoga, si somos sinceros al final probaremos los frutos más nutritivos de la práctica.

Claro, es indispensable seguir las pautas precisas de una sesión saludable para ganar tiempo y evitar esfuerzos tanto innecesarios como indeseables. Cada persona tiene una historia y ritmo de vida muy particular que le hace única, cada quien percibe la vida y sus momentos de una manera diferente, así en ocasiones parezca que algo es exactamente lo mismo…(no lo es), esta es la magia del Universo. En Yoga es más saludable adaptar la práctica a las posibilidades individuales (o necesidades), que intentar adaptarse a una determinada rutina cuando definitivamente uno no se siente bien. Además, pararse en la cabeza o contener la respiración por largos períodos no necesariamente significa ser buen practicante de Yoga. Para ser buen practicante tenemos que aprender a fluir de manera natural y a salir victorioso en cada desafío que la vida nos presenta usando  las herramientas que el yoga nos entrega, bien sea las asanas  -posturas-, la respiración, la meditación, el canto de sonidos sagrados –mantras-, etc.; por eso si la práctica es integral los beneficios vienen como una causa natural.  Entre más honestos  y disciplinados seamos con nuestra práctica y entre más sigamos los consejos de nuestros profesores y maestros para mejorar,  más reflejaremos esto de forma positiva.

Siempre acostumbro decir a mis estudiantes, o a quienes vienen a una de mis clases que en Yoga no hay que ser vago pero tampoco hay que realizar un sobre esfuerzo; esto es aplicable para  las distintas áreas de la vida  como lo dice krishna en  el Bagavad Gita, una obra que es aceptada por  los practicantes serios del Yoga y recomendada por los grandes yogis.  En el Bagavad Gita 6-17 Krishna como Maestro le dice a su estudiante y amigo Arjuna: “Aquel que es regulado en sus hábitos de comer, dormir, recrearse y trabajar, puede mitigar todos los sufrimientos materiales mediante la práctica del sistema de Yoga.”

El exigirse a sí mismo consiste en reconocer los límites, sentirlos y hallar la manera de gradualmente ir más allá. Es una ley en la vida, como lo he aprendido de quienes me han enseñado (aquellos a quienes puedo llamar profesores y maestros). Yoga es esfuerzo propio y aceptación. Esforzarse mucho y relajarse con la conciencia tranquila por dar lo mejor que hay. Entender que somos controlados por la Voluntad Suprema.

Así, el Yoga es la llave a otra dimensión, a una maravillosa realidad que a veces no es reconocida y que abarca desde lo más denso (nuestro cuerpo físico), hasta lo mas íntimo (nuestra alma- esencia), pasando por la inteligencia, la mente, emociones y todo , absolutamente todo lo que hace parte de un ser humano. El Yoga es vivir en el sentido amplio de la palabra, es encontrar al sí mismo y llenarse de salud, paz y energía, para irradiarla ante los demás y ante el mundo, para participar activa y felizmente del Juego Universal. Si nos enfocamos simplemente en beneficios físicos entonces nos quedaremos en un aspecto muy superficial. Los auténticos beneficios del Yoga son que nos conecta con el alma, nos hace fuertes, útiles, llenos de energía; evolucionamos hasta la plataforma donde gracias a nuestra transformación interior no esperamos recibir sino más bien dar, en una palabra: servir. Porque el yoga no es un departamento de servicios, el Yoga es el área del servicio.

DSC02430

 

UTTITHA HASTA PADANGUSTHASANA O POSTURA DE EQUILIBRIO TOMANDO EL DEDO GRANDE DEL PIE

En la práctica de las asanas (posturas del Yoga) los equilibrios en pie son sin duda uno de los desafíos más grandes  para los principiantes y los  practicantes veteranos. Su ejecución correcta exige fuerza física y mental, estabilidad, resistencia, respiración calmada y profunda, crear balance entre los dos  hemisferios del cerebro, mantener la atención máxima, enfocar la conciencia, desarrollar determinación,  valor, firmeza y conexión con la tierra. Estos desafíos en sí mismo son grandes virtudes que vamos adquiriendo. A medida que  profundizamos en la práctica descubrimos que nunca hay un límite; porque en realidad asana es “asiento”, “postura firme y estable”, pero la existencia en este mundo es dinámica y por eso hay que implementar bases y establecernos  firmes a cada momento, tener una postura ante la vida, frente a cada reto que nos proporciona el día a día para nosotros crecer. La disciplina del Hatha Yoga no es sólo para que hagamos bien una asana sobre una colchoneta o sobre la arena en la playa. En todo caso pararnos “firmes y equilibradamente”  es una condición ineludible para hacer las cosas bien en este mundo e implica estados más internos que externos. Por eso nuestro Yoga es Yoga Inbound, el Yoga con el que trabajamos desde y hacia el interior.

Para realizar uttitha hasta padanghustasana es necesario comenzar la práctica con una actitud meditativa, de agradecimiento y ofrecer nuestra práctica como una ofrenda a la Voluntad Suprema; al Creador. Después  calentar el cuerpo con saludos al sol/a la luna, así como apertura/extensión de cadera y algunas flexiones hacia delante. La explicación que viene a continuación será amplia con el fin de que sea útil  para principiantes y  practicantes más veteranos. Aclaro que aquí no se expone la variante con  apertura de cadera la cual queda  para otro momento.

DSC_0467 (1)

 

Desde Samasthiti nos disponemos mentalmente para levantar la  pierna derecha con la mirada fija hacia un punto y la respiración profunda. Como la base de la postura es el pie izquierdo entonces debes pisar firme con tu  pie izquierdo, presionando con la base del dedo grande, la base del dedo pequeño y los puntos de apoyo del talón; el tobillo de la pierna izquierda  también debe “contraerse sutilmente hacia el centro” ( si tienes pie plano el reto será mayor pero con paciencia y práctica lo conseguirás). La pierna de apoyo debe mantenerse estable, con la rodilla estirada, cuádricep y pantorrilla activa. Los  glúteos y abdomen bajo medianamente contraídos. Si contraes demasiado crearás estrés y  pérdida de energía innecesaria, pero si no activas la energía múscular con  sutiles y proporcionadas contracciones entonces la postura será débil (En Asana Yoga estas contracciones/presiones se conocen como bandhas, además de una medida de seguridad para evitar lesiones a corto o largo plazo los bandhas constituyen verdaderos cierres energéticos).

Mantener todo el tiempo la mano izquierda en la cintura. Una vez establecidas las bases en un principio bastará con tan sólo levantar la pierna derecha flexionada  y tomar la rodilla con la mano durante una inhalación profunda. Esta es una variación más fácil mientras ganamos confianza , flexibilidad y fuerza. Después podrás tomar el dedo grande del pie con la mano y finalmente levantar la pierna derecha estirada hasta tomar el dedo gordo del pie con el brazo también estirado. En todos los casos lo ideal es hacer que la pierna se acerque hacia la mano y no lo contrario, es una manera más clásica de trabajar que nos ayuda a desarrollar la fuerza y la flexibilidad al tiempo que también es más saludable. Por favor evita al máximo flexionar la cadera antes de tomar  la rodilla o el dedo grande del pie; prohibido forzar la espalda para sostener la pierna levantada, la columna vertebral debe ser protegida todo el tiempo. Puedes permanecer aquí respirando de forma libre, sintiendo que tienes raíces que crecen desde el pie de apoyo hasta el centro de la tierra.

Cuando lo anterior se hace más natural entonces estás preparado para flexionar el tronco hacia delante contrayendo un poco más tu abdomen bajo pero conservando  la espalda recta  y el torax abierto, los hombros activos pero no contraídos y mucho menos caídos; en la postura final el codo derecho se flexionará un poco y la mirada se dirige hacia el dedo grande del pie levantado. Una vez en la postura realiza 5 o más respiraciones profundas y completas pero sin llegar a un punto límite donde tu respiración se altere o donde sientas tu cuerpo inestable. Después deshaces la flexión con una inhalación profunda y finalmente regresas a samasthiti en la exhalación. Ahora repite el proceso para el otro lado exactamente como fue explicado.

CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES:

Problemas de tobillo o debilidad del mismo
Lesión  seria de rodilla
Lesiones en la espalda baja

*Una observación importante es que para practicantes experimentados existe la opción de curvar un poco ( y a veces más)  la espalda  en la postura final por la realización de un Mula y Uddiyana bandha muy intensos –en algunas escuelas se conoce como dandayamana janushirasana-; en Yoga Inbound desaconsejamos que se realice esto sin tener la preparación necesaria o sin contar con  la supervisión de un instructor cualificado. Ahimsa o la no violencia también significa no lastimar el cuerpo por intentar algo para lo que no estemos preparados. Además, y como se dijo al principio, el estado de Yoga implica más la
postura  interna que la externa.

Autor: Mahavan Das – Pablo Parra
Instructor de Yoga Inbound – Villavicencio – Colombia

 

2 Comments

  1. Annie dice:

    buenas tardes, me interesó mucho este bolentín en cuanto ese estado interno que uno debe tener en las postura. y que lo mas importante es ese estado, esa relación que tengas con lo mas intimo de tu ser, muchas gracias. estuvo muy práctica la explicación.Muchas gracias feliz tarde.

Deja un comentario